Volvo S60 D5 2011


Aún recordamos los antiguos diseños de Volvo, con aquellas formas rectilíneas y algo abruptas que contravenían las normas de la aerodinámica, pero que, con la excusa de su excelente seguridad y robustez, se convirtieron en modelos bastante populares. Pero la marca sueca es consciente de que hay que adaptarse a los tiempos que corren, y ahora imperan las formas curvas y redondeadas, así que Volvo decidió hace tiempo dar un giro de timón a su política de diseños. Y uno de los mejores ejemplos de este cambio es la segunda generación del S60.

La primera versión del Volvo S60 se mantuvo en el mercado más tiempo de lo que suele ser habitual en el sector, lo que explica que esta segunda generación suponga un salto tan importante en todos los aspectos. Las mejoras pueden apreciarse principalmente en materia de seguridad, ayudas a la conducción y dinamismo.

El nuevo S60 D5 presenta unas dimensiones ligeramente superiores a las de su predecesor, lo que se agradece en la amplitud del interior del habitáculo. La mayor distancia entre ejes permite que los ocupantes de los asientos traseros puedan estirar más las piernas, aunque se sigue echando en falta algo más de anchura, para que tres pasajeros puedan viajar sin tantas estrecheces. También el maletero vuelve a ser, en esta segunda generación, una asignatura pendiente, pues presenta unas formas algo irregulares que reducen su utilidad y espacio.

No obstante, las plazas delanteras sí que han mejorado notablemente en comodidad, gracias a una mayor amplitud y a unos asientos que recogen el cuerpo a la perfección. Por su parte, la consola central conserva la estética de la anterior versión, aunque presenta una mayor calidad de materiales y un mejor acabado.

En cuanto a motor, el más recomendable de toda la gama es el diésel 2.4 con turbocompresor, que alcanza una potencia de 205 CV. Pese a su gran empuje, se trata de un propulsor muy equilibrado y de excelente comportamiento, con lo que satisfará también a quienes busquen un buen rendimiento a medio ritmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *