Volkswagen XL1


Al igual que en las aseguradoras de automóvil estamos viviendo una “guerra de precios” en las pólizas para hacer frente a la actual situación de crisis, los fabricantes de automóviles también han iniciado una pugna por alcanzar el menor consumo de combustible posible. Y es que eso les aporta un doble valor: por un lado, que el uso del vehículo resulte lo más económico posible para los conductores, y por otro, que ofrezca una movilidad sostenible y respetuosa con el medioambiente, algo que resulta muy apreciado en nuestros tiempos.

Es por eso que Volkswagen ha lanzado este órdago con su modelo XL1, que presume de recorrer nada menos que 100 kilómetros con un consumo de sólo 0,9 litros. Y ésa no es la única virtud de este coche, pues su diseño deportivo y futurista hará las delicias de muchos conductores.

En realidad, todo comenzó hace más de ocho años, cuando Volkswagen presentó un prototipo que era capaz de ofrecer este mismo consumo, unas cifras que entonces se antojaban aún más irrisorias. Sin embargo, aquel proyecto tenía pocos visos de hacerse realidad, pues pesaba apenas 400 kilos, ofrecía dos plazas en modo tándem y presentaba unas formas aerodinámicas extremas, junto a un motor monocilíndrico de 300 cc.


Sin embargo, los ingenieros de la marca alemana no dejaron que ese proyecto cayese en el olvido y lo fueron puliendo hasta dar lugar al prototipo L1 en 2009. Este vehículo ya incorporaba un sistema híbrido, pero descuidaba ciertos factores igual o más importantes, como la seguridad y el confort. Y es ahora, con el XL1, cuando han conseguido la cuadratura del círculo y llevarán este diseño a la práctica.

El Salón del Automóvil de Qatar ha sido el marco elegido para la presentación del Volkswagen XL1, del que se construirán 100 unidades para 2013. El precio de cada una de ellas rondará los 35.000 euros. El vehículo está realizado con materiales como la fibra de carbono y el aluminio, cuyo escaso peso contribuye notablemente a sus reducidos niveles de consumo.

El XL1 combina un motor eléctrico con uno diésel 0.8 de dos cilindros. Ofrecen una potencia máxima de 75 CV, pudiendo trabajar juntos o en solitario. El resultado es que el propulsor eléctrico ofrece autonomía para unos 35 kilómetros, de modo que, para completar los primeros 100 kilómetros, el motor diésel sólo tiene que consumir 0,9 litros, el nivel de consumo antes mencionado. No obstante, puede decirse que estas cifras tienen “truco”, pues a partir de esos primeros 100 kilómetros, el vehículo trabaja únicamente con el propulsor de gasóleo, pasando a consumir el doble. Aún así, nos seguimos moviendo en cifras muy reducidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *