Volkswagen Golf Cabriolet 2011


Con la llegada del buen tiempo, a quién no le gustaría poder disfrutar del placer de conducir a cielo abierto, ya sea por ciudad, por una espectacular zona de playa o por una virada carretera de montaña. Y es que ir al volante de un descapotable proporciona siempre un plus a la conducción, difícilmente igualable por mucho equipamiento y opciones de confort de que dispongamos.

Y es por esa sensación especial que produce ir sin capota por lo que Volkswagen ha decidido rescatar todo un clásico de su gama y que llevábamos mucho tiempo sin ver por el mercado. Se trata del Golf Cabriolet, un vehículo que conserva todas las virtudes ya conocidas del Golf original, pero con el indudable atractivo de poder retirar la capota cuando queramos y disfrutar del sol que ya empieza a lucir en nuestras fronteras.

Para esta nueva entrega del Golf Cabriolet, se ha optado por una práctica capota de lona, capaz de proporcionarnos un perfecto aislamiento acústico, así como unas cualidades aerodinámicas eficaces a la vez que silenciosas. El procedimiento para cubrir y descubrir el coche consiste en un sistema electrohidráulico, capaz de ejecutar la operación en apenas 9,5 segundos. Además, podremos realizarla incluso en marcha, siempre y cuando no rebasemos los 30 km/h.

Aparte de la evidente carrocería descapotable, este modelo no presenta apenas diferencias estéticas con respecto al Golf original. Quizá la mayor novedad la encontremos en su parte trasera, con sus nuevos pilotos de tipo LED, y en una líneas generales algo más planas. Por lo demás, este vehículo cuenta con tres puertas y ofrece cuatro cómodas plazas en su interior, protegidas por los más avanzados sistemas de seguridad.

Bajo el capó, todos los motores son turbo de inyección directa. Tenemos seis para elegir, que van desde los 105 a los 210 CV de potencia, pudiendo la mayoría de ellos ir asociados a una caja de cambios DSG de doble embrague. También contamos entre ellos con tres versiones BlueMotion Technologies, como la 1.6 TDI, que ofrece un consumo de sólo 4,4 litros por cada 100 kilómetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *