Seat Ibiza Ecomotive 2011

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En la actualidad, la eficiencia ha pasado a desempeñar un papel protagonista en la industria del motor. No es que la cilindrada o los caballos de vapor ya no sean importantes, pero está claro que los fabricantes están centrando sus esfuerzos en desarrollar motores que consuman poco y que realicen las menores emisiones posibles a la atmósfera, al tiempo que sean capaces de ofrecer prestaciones suficientes para desempeñar las funciones para las que esté pensado cada modelo.

En definitiva, lo que buscan las marcas es incorporar a su gama de vehículos los motores más eficientes. De ahí que la mayoría estén lanzando versiones más ecológicas de sus principales modelos y, por lo general, añadiéndoles una coletilla que haga palpable la diferencia con el original. En el caso de Seat, su gama eficiente de vehículos se hace llamar Ecomotive y el último en incorporarse a ella ha sido el mítico Seat Ibiza.

El Seat Ibiza Ecomotive sigue siendo el coche práctico y funcional de siempre, pero ahora viene equipado con una serie de sistemas destinados a reducir el consumo de carburante y las emisiones de CO2. Por lo demás, este modelo no ha renunciado a su filosofía, conservando su espíritu deportivo y sus líneas llamativas y estilizadas.

Se trata de un vehículo bastante espacioso y puede presumir de ser uno de los más anchos de su categoría. No cabe duda de que sus 1,69 metros de ancho se agradecen a la hora de viajar tres adultos en los asientos traseros. Y tampoco su maletero se queda atrás, con una capacidad de 430 litros.

El nuevo Ibiza Ecomotive viene equipado con un motor 1.2 TDI de tres cilindros, capaz de desarrollar una potencia de 75 CV. Pese a tratarse de un motor de bajo consumo, la clave para lograr su alto grado de eficiencia la encontramos en otros sistemas como el Auto Start/Stop, el de recuperación de energía en las frenadas o el indicador de marcha recomendada. Gracias a todo ello, este modelo sitúa el consumo medio en 3,4 litros por cada 100 kilómetros y las emisiones en 89 gramos por kilómetro recorrido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *