Renault Clio 2011


Hay que marcas que, dada su dilatada experiencia en un determinado segmento, acaban convirtiéndose en un inmejorable referente con el que el resto de fabricantes quiere compararse. En el caso de los vehículos de tipo compacto, Renault ha venido representando este papel durante bastantes años, aunque quizá en la última década haya perdido algo de comba.

Sin duda, uno de los modelos que mejor han sabido representar la filosofía de esta firma ha sido el incombustible Clio, que marcha ya por su tercera generación. Poco tiene que ver el modelo actual con el que se lanzase por primera vez al mercado en 1990. De hecho, también se encuentran bastante alejados en cuanto a éxito comercial, pues el Clio ya no es el superventas de hace unos años y ha pasado a convertirse en un vehículo “del montón”, por decirlo de alguna manera.

No obstante, aunque este modelo ya no conserve el tirón de épocas pasadas, no deja de ser un automóvil muy correcto y práctico, y que es fiel reflejo del saber hacer y de la experiencia de una firma como Renault. Así que esta tercera generación debe seguir siendo tenida en cuenta si lo que buscamos es un vehículo fiable y de corte compacto, aunque ya no se encuentre entre los favoritos de crítica y público.

Una de las grandes bazas del Clio es su amplia gama de versiones. Empezando por la carrocería, podemos elegir entre tres puertas, cinco puertas y Grand Tour Familiar (ideal si tenemos mayores exigencias de espacio). Siguiendo por las motorizaciones, contamos con motores tanto diésel como de gasolina. En el primer caso, todos los propulsores se basan en el 1.5 dCi marca de la casa, con potencias de 75, 90 y 105 CV. En cambio, si preferimos gasolina, la oferta va desde el 1.2 de 75 CV hasta el Renault Sport de 200 CV, sin olvidar el sofisticado 1.2 TCE de 100 CV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *