Rememorando el BMW 328 de 1936


La vida pasa muy deprisa, casi sin darnos cuenta. De pronto un buen día te levantas, echas la vista atrás y te recuerdas montado en un BMW 328. Los tiempos han cambiado y la automoción ha sido una de las industrias que más ha progresado. Hoy queremos rememorar el BMW 328 de 1936. A lo largo de sus 4 años de producción, solamente se fabricaron 464 unidades y se dice que sólo unos 200 todavía circulan. Pero a pesar de su relativo pequeño volumen de ventas, el 328 es uno de los coches fundadores de la filosofía de BMW en términos de diseño e ingeniería, la cual todavía se puede apreciar en los actuales modelos.

El 328 estaba basado en el 319/1, pero utilizaba una nueva versión del 6 cilindros en línea del 326. El 2.0 litros con bloque de acero de fundición recibía una culata de aleación con válvulas dispuestas en V y controladas por un árbol de levas lateral. La potencia máxima pasaba así de 50 CV en el 326 a 80 CV a 4.500 rpm en el 328. El motor fue constantemente evolucionando a lo largo de los años. No sorprendió por ser un coche muy innovador ni extraordinariamente potente, pero la coherencia de su concepto motor, chasis y carrocería, formaba sencillamente un vehículo impresionante que cautivó tanto como lo sigue haciendo ahora.

BMW,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *