Monster Jam, en España


Si os gustan las cuatro ruedas, los alardes de potencia y descargar cantidades ingentes de adrenalina, el próximo fin de semana tenéis una cita ineludible en el estadio Vicente Calderón. Y es que las máquinas más potentes del planeta nos harán una visita que promete hacer historia, pues nos traerán un magnífico espectáculo que ningún aficionado al motor más extremo debería perderse.

Se trata del Monster Jam, una competición que se ha aburrido de cosechar éxitos año tras año en Estados Unidos, y ahora se propone hacer lo propio en el Viejo Continente. Este evento aterrizará por primera vez en España y nos permitirá ver en plena acción a los vehículos más grandes y potentes del mundo. No en vano, pueden presumir de una altura de tres metros y vienen equipados con todo tipo de mecanismos para poder evitar enormes obstáculos a gran velocidad.

La cita es el próximo sábado 11 de junio en el estadio de la ribera del Manzanares. Alrededor de 40.000 personas abarrotarán las gradas para disfrutar de los diez mejores ‘trucks’ del planeta, que son capaces de dar saltos de hasta 33 metros de largo y ocho metros de altura.

Al volante de estos imponentes vehículos se encuentran expertos profesionales, que consiguen dominar sus 1.500 CV de potencia casi sin despeinarse. Y es que estas máquinas ofrecen la misma capacidad de aceleración que un bólido de Fórmula 1, pasando de 0 a 100 km/h en apenas tres segundos. Y otra peculiaridad es que utilizan un combustible de alto rendimiento llamado metanol.

La carrocería de estos ‘trucks’ está fabricada en fibra de vidrio, empleando unas plantillas de madera que sirven como molde para las piezas finales. Después viene el arduo proceso de decoración, del que se encargan verdaderos artistas y que puede llevar hasta unas 40 horas de trabajo.

Para lograr un mayor equilibrio del conjunto, el asiento del piloto está situado justo en el centro de la cabina y, para hacer posibles todas sus acrobacias, los vehículos van equipados con sistemas especiales de suspensión a base de aceite y nitrógeno, y por supuesto, con dispositivos especiales para reducir los impactos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *