Mini Cooper D Countryman, la leyenda crece y se desmelena


Con un cambio manual de 6 velocidades y tracción delantera, el Mini Mini Cooper D Countryman aumenta la leyenda de la marca, aunque con tintes diferentes, ya que este coche es difícil de encuadrar, escapa a toda clasificación. Es, radicalmente, diferente… Es, simplemente, la propuesta todocamino de Mini…

Encuadrado dentro del segmento de los pequeños, el Mini Cooper D Countryman tiene una carrocería tipo turismo familiar con 5 puertas y está homologado para 4 plazas. Mide exactamente 4,10 metros de largo, 1,79 metros de ancho y 1,56 metros de alto, ofreciendo en dichas cotas un maletero de 350 litros.

Gracias a los 112 CV de su motor, de 1.598 centímetros cúbicos, el coche puede alcanzar una velocidad máxima de 185 km/h con una aceleración de 0 a 100 km/h de 10,9 segundos. Ayudado por una alimentación de inyección directa diésel y sobrealimentación por turbo, este motor de 4 cilindros en línea y 4 válvulas por cilindro consigue una potencia específica de 70,09 CV/litro.

Con un peso en báscula de 1.303 kilogramos, el interior de este coche es una verdadera caja de sorpresas, con múltiples accesorios y decenas de opciones que sólo nos encontraríamos en vehículos de representación.

En cuanto a los consumos, los 1.598 cc de su mecánica proporcionan un consumo urbano de 4,7 litros por cada 100 kilómetros, mientras que en carretera se queda en 4,2 litros y deja el consumo mixto (ciudad-carretera) en 4,4 litros. Como dato relevante, el nivel de emisiones de este Mini se encuentra en 115 gramos de CO2 por kilómetro, por lo que está exento del impuesto de matriculación.

Pero no todo pueden ser buenas noticias. Una lástima. En 2011 el precio fijado del Mini Cooper D Countryman se sitúa en 25.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *