Los embajadores de Bridgestone te animan a luchar por un sueño

Share on Facebook1Tweet about this on Twitter2Share on Google+1

Bridgestone
Tenemos que reconocer que nos ha encantado la última campaña de Bridgestone, uno de los mejores fabricantes de neumáticos del mercado. Lejos de hablar de sus productos, que es lo que suelen hacer todas las empresas para generar ventas, han puesto en marcha una iniciativa muy loable que tiene como objetivo animarnos a conseguir nuestros sueños por complicados que sean.

Para ello han recurrido a tres deportistas de élite que saben lo que es triunfar en unos Juegos Olímpicos. Me refiero a Sergio Rodríguez, Lidia Valentín y Javier Gómez Noya.

La historia de “El Chacho”

En el vídeo que se muestra a continuación puedes ver al exjugador del Real Madrid contándonos su historia. Todo empezó muy bien para él, pero poco a poco experimentó ciertos problemas en su carrera deportiva y tuvo que regresar a Europa, donde ha trabajado duro para convertirse en uno de los fijos de la selección española.

Los luchadores suelen ganar

El canario ejemplifica los valores de superación, el optimismo que siempre hay que mostrar ante la vida para superar obstáculos y alcanzar los sueños. En el deporte funciona, y en otros ámbitos de la vida también. Por eso en Bridgestone están encantados con las personas luchadoras, con los guerreros del día a día.

El Director General de Bridgestone en la región Suroeste de Europa, Mark Tejedor, ha comentado que sus embajadores son “un claro ejemplo de que con perseverancia y sacrifico puedes lograr lo que te propongas”.

Bridgestone se ha convertido en Patrocinador TOP Mundial de los Juegos Olímpicos, así que han aprovechado la gran noticia para “inspirar y motivar a todas las personas a que persigan su sueño”. Con esta campaña seguro que lo logran, ya que es de las que llegan al corazón.

Si quieres conocer la historia de Lidia Valentín, te recomiendo acceder a superalosobstaculos.es. Pronto también estará disponible la de Javier Gómez Noya, un triatleta de campeonato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *