Fiat Bravo 2011


Mucho ha llovido ya desde que Fiat lanzase al mercado conjuntamente los modelos Bravo y Brava, con la diferencia de que el primero era un vehículo de de corte compacto, mientras que el segundo apostaba ligeramente por los tres volúmenes. Desde entonces, el Brava desapareció y, en cambio, la enseña Bravo ha sido sinónimo de éxito comercial para la firma italiana, convirtiéndose en uno de sus modelos de referencia, una tradición que la nueva generación de este modelo quiere mantener a toda costa.

Al igual que el original, el nuevo Bravo sigue apostando claramente por una excelente dinámica y unas brillantes prestaciones, aunque eso sí, los nuevos tiempos han añadido una cada vez mayor conciencia ecológica que obliga a este modelo a dar también prioridad a la eficiencia en sus motores. No en vano, las versiones de gasolina incorporan el célebre propulsor MultiAir marca de la casa.

El interior del nuevo Fiat Bravo resulta de lo más agradable, gracias al empleo de materiales de notable calidad y a una más que considerable habitabilidad, gracias a sus 4,33 metros de largo y 1,79 de ancho. Además, estas dimensiones permiten disfrutar de un práctico maletero de 400 litros. Cabe destacar que este modelo está únicamente disponible con carrocería de cinco puertas y que quizá sean los asientos lo menos acertado del conjunto, pues limitan hasta cierto punto la comodidad. Los niveles de acabado se reducen a tres: Active, Dynamic y Emotion.

A nivel mecánico, y antes de detallar las diferentes motorizaciones, merece la pena hacer especial mención de su excelente juego de suspensiones, que ofrecen una conducción segura y consiguen filtrar adecuadamente las irregularidades del terreno. En cuanto a propulsores, contamos con dos opciones en gasolina y otras dos en gasóleo. Como hemos dicho, en el primer caso se apoyan en el motor 1.6 MultiAir, ofreciendo potencias de 90 y 140 CV. Y en el caso del diésel, estamos ante un 1.6 de inyección directa, con potencias de 105 y 120 CV. Esta última versión diésel puede incorporar, además, una caja de cambios manual robotizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *