Citroën C3 Picasso 2011


Bien por las exigencias del mercado, bien por cambios en la dirección de la compañía o bien por la siempre buena costumbre de renovarse, a todos los fabricantes les llega un determinado momento en que deciden dar un vuelco (que a veces se queda en un simple lavado de cara) a toda su gama de vehículos. Ése es precisamente el proceso en que se encuentra inmersa Citroën, que ha iniciado una importante revolución estética en todos su modelos. Y, entre los vehículos que han sufrido un cambio más acusado, encontramos el que nos ocupa: el C3 Picasso.

Este modelo puede incluirse dentro de la categoría de los monovolumen compactos, pues apenas supera los cuatro metros de longitud. No obstante, esto no debe llevar a engaño, pues su interior resulta de lo más versátil y práctico, sobre todo gracias a las múltiples posibilidades de configuración de sus plazas traseras para distribuir el espacio en función de nuestras necesidades. De hecho, al igual que otros vehículos similares de la marca, ofrece un novedoso sistema que permite colocar todos los asientos en una posición más vertical y elevada (a la par que cómoda), consiguiendo liberar así un mayor espacio.

Quien haya tenido la ocasión de probar el C4 Picasso observará enseguida que ambos modelos comparten muchos elementos en el interior del habitáculo, como la combinación de plásticos brillantes con otros de un tono más oscuro, que le proporcionan un aspecto moderno y sofisticado. Además, el C3 Picasso está también disponible en tres niveles de acabado, siendo el Seduction el más recomendable.

Bajo el capó, podemos elegir entre dos propulsores de gasolina y dos de gasóleo. El primer grupo consta del básico 1.4 de 95 CV y del 1.6 VTi de 120 CV, mientras que el segundo grupo se basa en la eficiente gama de motores 1.6 HDI, entregando potencias de 90 y 110 CV. Bien es cierto que los consumos de las versiones diésel no son tan brillantes como sería deseable, dada la peculiar aerodinámica de este modelo, pero se sitúan en unos correctos 4,8 litros por cada 100 kilómetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *