Chevrolet Orlando 2011


Si hay un segmento por el que los fabricantes han apostado fuertemente en los últimos tiempos es el de los monovolumen. Y es que las mayores necesidades de espacio de los conductores han motivado la aparición de numerosos vehículos con un habitáculo cada vez más amplio y versátil. Lo cierto es que, estando así de copado el mercado, podría parecer una osadía que una marca como Chevrolet se decida precisamente ahora a dar sus primeros pasos en este segmento.

¿Llega demasiado tarde? A priori, podría decirse que sí, pero una vez que atendemos al diseño, posibilidades y relación calidad/precio del nuevo Orlando, nuestra impresión puede cambiar bastante. Y es que este modelo apuesta por una imagen muy personal y por interesantes prestaciones que obligarán a más de uno a hacerle un hueco en su lista de candidatos a próximo vehículo para toda la familia.

El interior del Chevrolet Orlando ofrece capacidad para siete ocupantes, pudiendo abatir la tercera fila de asientos y esconderla bajo el suelo para aumentar la capacidad del maletero hasta los 420 litros con cinco plazas. Cabe destacar que la segunda fila de asientos no permite desplazamiento longitudinal, por lo que este modelo no puede presumir de excesiva modularidad. Y es que el apartado de los asientos es quizá el menos satisfactorio de este vehículo, pues además reducen ligeramente con sus reposacabezas la visibilidad trasera del conductor.

En el aspecto mecánico, podemos destacar el motor más potente de la gama, que no es otro que un turbodiésel de 2 litros. Su potencia ronda los 163 CV, más que suficiente para mover con agilidad los 1.730 kilos que pesa el Orlando. Esta maquinaria, asociada a una caja de cambios manual de seis velocidades, ofrece buenas aceleraciones en los adelantamientos, una sonoridad más que aceptable y un excelente comportamiento en trazados con muchas curvas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *