BMW X3 xDrive 2.0d


En las familias, siempre se ha dicho que lo peor es ser el hermano mediano, pues el mayor recibe más atenciones por ser el primero y el pequeño las recibe por ser el benjamín de la casa. Y algo así podría ocurrirle al BMW X3, que ya tenía por encima al enorme X5 y ahora acaba de recibir a su “hermano” pequeño, el X1. Es por eso que la marca alemana ha querido reivindicar el protagonismo de este modelo y lo ha renovado con aportaciones bastante interesantes.

Lo primero que se aprecia en el nuevo X3 es un notable aumento de tamaño, con el que ahora puede presumir de 4,65 metros de largo, situándose justo a mitad de camino entre el X1 y el X5. La mayor parte de ese espacio se ha destinado a los asientos traseros, con el fin de ampliar el espacio de que disponen sus ocupantes para estirar cómodamente las piernas. No en vano, esa falta de espacio fue uno de los puntos más criticados de su anterior versión.

Lástima que ese “estirón” no lo haya pegado también a lo ancho, pues las plazas traseras se siguen antojando algo justas para albergar a tres adultos, pese a haber ganado algún centímetro que otro. Eso sí, un gran beneficiado del aumento de espacio es el maletero, que ofrece ahora unos impresionantes 550 litros de capacidad, lo que supone 70 litros más que su predecesor. También los huecos de las puertas presentan un mayor tamaño para poder depositar objetos.

En el aspecto mecánico, uno de los defectos que ha logrado corregir el nuevo X3 es su sistema de suspensión, que ahora resulta mucho más suave y confortable. Al mismo tiempo, viene equipado con un motor turbodiésel 2.0, que desarrolla una potencia de 184 CV y va asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *